Toni Dovale, talento gallego aterriza en Butarque

Toni Rodriguez con la camiseta del Sporting Kansas City. Foto: Geoff Burke-USA TODAY Sports

Toni Rodriguez con la camiseta del Sporting Kansas City. Foto: Geoff Burke-USA TODAY Sports

Procedente del Lugo, donde jugó desde enero de este año, llega Antonio Rodríguez Dovale, un hábil y versátil centrocampista zurdo.

Sigue leyendo

Anuncios

Grandes gestas pepineras de plata

 

Alineación del C.D. Leganés que ganó en el Vicente Calderón. Foto: www.deportivoleganes.com

Alineación del C.D. Leganés que ganó en el Vicente Calderón. Foto: http://www.deportivoleganes.com

Doce temporadas lleva disputadas el C.D. Leganés en Segunda División. La última machada fuera de nuestro estadio fue ante el Betis, pero hubo varias precedentes.

Sigue leyendo

Queco Piña, un temporero con ganas de volver a triunfar

Queco Piña defendiendo la meta del Orihuela. Foto www.vavel.com

Queco Piña defendiendo la meta del Orihuela. Foto http://www.vavel.com

Se anunciaba la salida de Jorge Alonso del C.D. Leganés y minutos después se propiciaba la llegada de Sergio “Queco” Piña, que rescindía con el Orihuela su contrato para enrolarse con los pepineros hasta final de temporada.

Hijo de Ramon Piña, férreo defensa que jugó en el Deportivo de La Coruña, no siguió el camino de su padre en el campo y se decantó por los guantes. Comenzó bajo los palos en la Escuela de porteros de La Torre vinculada al club Orillamar donde jugó hasta Regional Preferente. Posteriormente pasó a las categorías inferiores del Dépor donde tras dos temporadas en el juvenil y una tercera cedido en el Meicende, pasa a formar a parte del Fabril con el que consigue el ascenso de 3ª a 2ªB.

Finalizada su época como deportivista decide poner rumbo a Vigo, para jugar en Tercera División en el club celeste. Esa misma temporada, la 2000/2001, consigue de nuevo el ascenso a Segunda “B”, donde la campaña siguiente (la 01/02) haría su debut disputando tres partidos en los que encajaría cinco goles. Sin minutos, decide cambiar Vigo por Ourense, en la temporada siguiente pero no consigue arrebatarle el puesto de titular a Elía y juega cuatro partidos en los cuales solo consiguen batirle una vez.

Ya en la campaña 03/04 vuelve a Tercera División enrolándose en las filas del Lalín, donde si consigue la continuidad que había necesitado en los años anteriores y consigue el título de Zamora de la categoría llamando la atención de Segunda, división en la que militaba el Racing de Ferrol, firmando finalmente por cuatro años, hasta 2008. Esa temporada en el conjunto pontevedrés terminaría con 34 goles encajados en 38 partidos.

Los dos  primeros años como ferrolano no son nada optimistas para el guardameta coruñés, primero Bello Amigo le tapa la titularidad jugando tres partidos y encajando cinco goles, con un debut incluido en el derbi ante el Celta, y la siguiente temporada solo juega dos partidos, el primero de liga y copa, encajando cuatro goles. Posteriormente sus problemas en la clavícula lo dejaron inédito, no pudiendo ayudar a los gallegos a evitar el descenso de categoría.

De nuevo en Segunda “B”, arrancaba la 06/07 siendo uno de los cuatro jugadores que restaban del año anterior. La vida le da un vuelco tras su operación y juega todos los partidos de liga y de playoff de ascenso a Segunda, que se consuma con un espectacular partido del cancerbero gallego ante el Alicante, donde se encontraban sus nuevos compañeros Álvaro García y Asier Garitano.  También pisa por primera vez su nuevo estadio, Butarque,  donde logran un empate a un gol. Establece una cifra récord en su historial: 28 goles encajados en 42 partidos firmando el retorno de categoría.

Devuelto a la División de Plata, sigue siendo indiscutible para Veíga y completa los 42 partidos ligueros en los que encaja 51 goles, que condonan nuevamente al equipo ferrolano al descenso de categoría. Tras acabar su contrato y a pesar del descenso, Queco es de los jugadores más destacados del conjunto y empieza a sonar para diferentes clubes como Murcia, Numancia, Deportivo, Albacete o Sporting pero sería finalmente el Alicante el que el último día de mercado, se hiciese con sus servicios.

Con 29 años comienza la temporada 2008/2009 en su primera aventura fuera de Galicia. A pesar de que Granero contó en un principio con el veterano ex pepinero Unanua, ni él, ni Asier Garitano, técnico “interino”, son los que apuestan por él, sino Nino Lema que tras su marcha, y ahora sí, se vuelve indiscutible para Granero en su retorno. Tras dos partidos, una inoportuna lesión de menisco lo aparta de la titularidad a la que no vuelve hasta la jornada 26, donde solo abandonaría dicho puesto la última cita liguera, con el equipo ya descendido. Juega 17 partidos ligueros en los que le marcan 24 goles.

La pérdida de categoría del equipo alicantino, atosigado en parte por los impagos, le da la libertad al cancerbero coruñés, que al no encontrar equipo se entrena con el Racing de Ferrol. Tras desestimar una oferta “poco fiable” de un equipo de la Primera División rumana, finalmente le aparece la propuesta de fichar por la Real Sociedad en Segunda, dadas las bajas de Riesgo y Claudio Bravo, pero por problemas con la federación no puede inscribirse para las jornadas finales, quedándose inédito esa temporada. En otra faceta del fútbol, Queco Piña, se convierte en vocal de la AFE (Asociación de Futbolístas Españoles).

En la siguiente temporada, la 2010/2011 decide firmar por la Ponferradina donde se encontrará con José Carlos Granero para jugar por quinta campaña en Segunda División. De nuevo la competencia en la portería con Alejandro e Ian Mackay y otra lesión en el menisco, solo le permiten disputar siete partidos, repartidos en cinco de liga y dos de copa, donde encajará diez goles.

Desvinculado al final de temporada del club del Bierzo, a Queco Piña le esperaba otro verano buscando ofertas que finalmente no llegaron. Tuvo que volver a ganarse la vida como “temporero”, esta vez volviendo al Celta “B” con 31 años para suplir la lesión de los porteros de la primera plantilla celeste, quedando él en el filial. No le fue mal, aunque los vigueses descendiesen de categoría. Encajó 22 goles en 14 partidos, incluidos cuatro en Butarque con un hat trick de Rubén Navarro y otro tanto de Biel Medina. En esos partidos le dio tiempo a marcar su único gol como profesional, desde casi 105 metros de distancia.

La temporada pasada de nuevo estuvo el primer trimestre de la competición parado, ya que dejó pasar las ofertas tanto de España como del extranjero porqué no le satisfacían lo suficiente y se mantuvo entrenando con el As Pontes, hasta que firmó por el Orihuela el día de Navidad, gracias en parte a su ex entrenador, Pichi Lucas y Nino Lema, entrenador que tuvo anteriormente en el Alicante. A pesar de encajar 15 goles en 21 partidos el equipo no consigue mantenerse en la categoría y desciende a Tercera División.

Renovado en la ciudad alicantina, comenzó en el banquillo pero ha permanecido jugando los últimos ocho partidos, en los que ha encajado seis goles, hasta que ha recibido la oferta del C.D. Leganés y ha decidido firmar por los pepineros hasta el 30 de junio de 2014.

Queco Piña es un portero que destaca por su altura (1’93 m), por su potente saque tanto con la mano como con el pie y por su seguridad bajo los palos. Es un portero muy solvente que aportará más competencia en la portería leganense, garantía de su profesionalidad. Un portero que quizás no ha tenido la mayor suerte en el mundo del fútbol, donde ha estado muchos periodos sin jugar, pero que siempre ha dejado un gran sabor de boca entre los aficionados cuando se ponía bajo los palos.

Nakor saca del sufrimiento al Leganés


Agónica victoria del C.D. Leganés ante el filial del Celta de Vigo. Ni el tempranero gol de Tonino, ni la expulsión de un jugador celeste impidieron que los celestes empatasen el partido. Tuvo que ser Nakor quien dio la victoria a minutos para el final.

Muchos de los congregados en la mañana se perdieron el primer gol porqué no se habían rebasado los tres primeros minutos de juego cuando Jonatan Valle asistió a Tonino, quién en el segundo palo establecía la ventaja pepinera. Desde ese momento el Leganés se hizo con el control del partido siendo Chupe y Tonino los jugadores que más intervenían en el juego.

Poco a poco el filial vigués se fue desperezando y tanto Permuy como Pedro García intentaron buscar la portería de Rubén Falcón sin llegar a hacer participar al guardameta pepinero. Una contra muy bien llevada por Tonino iba a suponer la segunda tarjeta para el central Gafoor, quién entró a destiempo al extremo blanquiazul y se iba a los vestuarios justo antes del descanso.

En la reanudación nada cambio a excepción de la entrada de Ikechi por Permuy. El Leganés decidió salir a finiquitar el encuentro y ahorrarse los nervios finales que nunca faltan en Butarque. En menos de 20 minutos Arruabarrena, Jonay y Tonino habían hecho lucirse a Sergio en varias ocasiones pero el balón seguía sin entrar.

Ikechi avisó con un disparo de volea que se marchó a la izquierda de Falcón y justo a renglón seguido, Chupe, que cuajó un sensacional encuentro, robaba en campo del Celta y se plantaba solo delante del meta celeste. Su disparo con el exterior del pie derecho se estrellaba contra el poste y el posterior rechace lo mandaba por encima del larguero. El Lega perdonaba y terminaría pagándolo.

Porqué solo tres minutos después una contra de los vigueses era aprovechada por Pillado, quién recogió un balón en el área para mandarlo a la escuadra derecha de la meta defendida por Falcón y estableciendo el empate. A partir de ahí el partido se convirtió en un continuo toma y daca por parte de los dos conjuntos, quedándose los gallegos con uno menos por expulsión de Sergio Rodríguez y disfrutando Denis de la ocasión más clara, cuando Falcón le sacó un uno contra uno.

La desesperación llegaba a la grada que veía como el play-off se volvía a escapar. Primeo Bayón la mandó a las nubes tras controlar dentro del área y después una triple ocasión en la que ni Arruabarrena, Zazo, ni Pedro Hernández pudieron batir a Sergio.

Hasta que apareció un “secundario” de la película: Nakor Bueno. Una rápida contra llevada por Martín Ortega acabó con un centro que se le quedó atrás a Mikel, el tolosarra tocó lo justo para dejársela a Nakor, quién con un zurdazo ponía el 2-1 en el electrónico a instantes del final del encuentro. Un partido que acabó de manera fea, con una tangana en la que resultaron expulsados dos jugadores más: Lede y Chupe.

Con esta victoria el Leganés vuelve a estar entre los cuatro mejores del grupo, aventajando en dos puntos a la Universidad de Las Palmas pero con un partido más. La semana que viene viaja a Almendralejo, donde puede dar la puntilla final al Extremadura U.D., un equipo que tiene prácticamente imposible mantenerse en 2ªB, ya que virtualmente está descendido aun ganando los doce puntos que le quedan por jugar.

Ficha técnica:

C.D. Leganés: Falcón; Pedro Hernández, Mario, Azcárate (Nakor, 74), Jonay; Bayón, Zazo, Jonatan Valle (Martín Ortega, 65), Tonino, Chupe y Arruabarrena (Edu Ramos, 91).

Celta de Vigo “B”: Sergio; Levy, Gafoor, Carlos David, Sergio Rodríguez; Pedro García, Lede, Pedro Vázquez, Denis (Pazo, 78), Edgar Hernández (Pablo Pillado, 61) y Permuy (Ikechi, 46).

Árbitro: Sr. Areces Franco, del colegio asturiano. Mostró cartulinas amarillas a los locales Bayón, Jonay, Pedro Hernández y Zazo. Por parte visitante amonestó a Pedro García, Pedro Vázquez, Levy, Carlos David y a Sergio Rodríguez y a Gafoor en dos ocasiones siendo expulsados, al igual que el técnico visitante Milo Abelleira. Chupe y Lede fueron expulsados con roja directa.

Goles:

Min 3: 1-0. Tonino tras centro de Jonatan Valle.

Min 71: 1-1. Pillado por la escuadra.

Min 89: 2-1. Nakor tras dejada de Arruabarrena.

Estadio: Butarque, unos 3.800 espectadores.