Los vengadores

Los jugadores celebrando el pase a la siguiente ronda. Foto: Javier Gandul

Los jugadores celebrando el pase a la siguiente ronda. Foto: Javier Gandul

No se repitió la crueldad del año pasado y un gol de Mantovani en la prórroga metió en la eliminatoria final por el ascenso a Segunda al C.D. Leganés.

Volvía a repetirse la misma eliminatoria del año pasado pero el resultado de la ida era completamente distinto. Segundo 0-0 que tenía que “remontar” el Lega en su estadio en estos playoff y segunda vez que lo consiguió. Esta vez con más incertidumbre que nunca, pasando por una prórroga que tensionó a los más de 6500 espectadores que acudieron a Butarque.

En cada balón colgado de los de Toni Seligrat había peligro, pero fue un despiste de Santamaría cuando Didac Devesa pudo haber dado la estocada a los leganenses. A partir de ahí, nada de peligro “real” para la portería defendida por Queco Piña. Un guardameta que sigue acrecentando sus números desde que ocupó la portería. El “Hulk” del Lega, está imbatido en este playoff y solo le han marcado dos goles, en los diez partidos que lleva como jugador blanquiazul.

Todo se decidió con con un remate en la prórroga a la salida de un córner. “Ojo de Halcón”, Alvaro García, la ponía en el primer palo, continuación y allí entre Paco Candela y “Thor”, Martín Mantovani, hacían que el último la empalara a la red, llevando el delirio a la grada. El argentino además fue uno de los pilares defensivos, demostrando la fortaleza defensiva del equipo.

El Lega pudo haber matado el partido si “la Viuda Negra” de Carlos Álvarez, hubiese acertado a batir la portería de Pau Torres. El “Guaje” lo intentó una y otra vez, pero esta vez, más participativo en el juego y sin ser un islote arriba, no tuvo la fortuna del gol después de un gran trabajo durante los 120 minutos.

Todo fue posible gracias a la ayuda de los compañeros que demostraron una garra, solidaridad y esfuerzo grupal, desde “Iron Man”, Eraso, con otro titánico partido en la medular, hasta el “Capitán América”, Carlos Martínez, que desde la grada sufrió y rompió a llorar en el césped al final del partido, ejemplarizando el compromiso que tienen todos los jugadores.

Ya solo queda un paso más hacia la gloria. El L’Hospitalet será la última prueba antes de devolver a este equipo a la Segunda División. “Nick Furia”, también llamado Asier Garitano, sigue contando con su equipo de superhéroes que tratarán de realizar la mayor proeza de la escuadra blanquiazul en los últimos veinte años. ¡Vamos!

Doble oportunidad

Cartel promocional del partido de vuelta Leganés - Lleida. Foto: www.deportivoleganes.com

Cartel promocional del partido de vuelta Leganés – Lleida. Foto: http://www.deportivoleganes.com

No se movió el marcador en el Camp d’Esports. Los locales gozaron de oportunidades, pero Carlos Álvarez tuvo la más clara para haber encarrilado la eliminatoria en la primera parte.

El partido se preveía sobre unas directrices claras antes de su comienzo y no defraudó. El Lleida salió a lo que lleva jugando dos años, con su juego directo y basado en el balón parado trató de hacer daño al Leganés del mismo modo que el año pasado. Primer error, la diferencia entre este Leganés y el de hace casi 365 días es abismal. Los de Garitano juegan a desquiciar al rival y a aprovechar fuera de casa cualquier ocasión para asestar un golpe del que el rival pueda salir mermado.

El juego visitante afectó en la primera parte a los ilerdenses que no salieron tan enchufados como tenían acostumbrado a su público en los últimos encuentros. Los pepineros, basando todo su potencial en la “normalidad” con la que afrontan cada partido, dieron por bueno un empate sin goles, acrecentando los registros defensivos a unos límites que psicologicamente si pueden afectar al rival y donde Queco Piña ayer tuvo que hacer méritos para que siguieran siendo espectaculares.

El gallego desde que cogió la titularidad acumula dos goles encajados en nueve encuentros. Ayer una gran intervención en la primera parte, una seguridad en balones aéreos y otra intervención con una estirada felina con el pie tras la reanudación, sirvieron para volver a echar el cerrojo a la meta leganense.

Y una vez acabado el encuentro, toca rememorar viejos fantasmas. Misma tesitura que el año pasado, el Lleida no defiende nada más que un insulso cero a cero, pero que se encuentra en una situación igual, pero menos ventajosa. Cualquier empate a goles o victoria le daría el pase. Los pepineros, como hace dos semanas, solo dependen de la victoria. Doble oportunidad le espera al Leganés: pasar a la siguiente ronda y cobrarse justicia por la crueldad del pasado año. Ahora es el momento Leganés.

V for Vendetta

Los jugadores del Lega al acabar el último partido de la temporada pasada. Foto www.dleganes.net

Los jugadores del Lega al acabar el último partido de la temporada pasada. Foto http://www.dleganes.net

Un gol de Carlos Álvarez lograba lo que hasta la fecha nunca se había conseguido: pasar una ronda de playoff. Aparcado el Guijuelo, llega el Lleida y todas las cuentas pendientes que quedaron del año pasado.

No fue difícil pero tampoco fue fácil. El Leganés ganó al Guijuelo a los puntos y le asestó un directo que no lo levantó de la lona para tratar de apear a los pepineros del playoff. La fortaleza defensiva del equipo hizo el resto, desde la línea de presión de sus hombres más adelantados hasta la seguridad de Queco Piña en la portería.

Una vez superado ese escollo, el morbo se trasladaba al sorteo de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, donde caprichos del destino, Mª Victoria Pavón sacaba las bolas de Leganés y Lleida para reeditar el duelo de la temporada pasada. El morbo está servido, la venganza en el plato del madrileños o la figura del ogro en la de los ilerdenses. Los Chupe, Biel Medina y Mario Fuentes volverán a la que fue su casa, donde sobre todo será especial para este último, verdugo de sus ex compañeros el año anterior.

Mucho ha cambiado el guión y pensar que la eliminatoria puede ser parecida sería decir un disparate. Los de Toni Seligrat han mantenido su estilo de juego que les ha llevado a jugar dos playoffs consecutivos y se han reforzado bien ante las salidas de Alex Cacho, Eizaguirre, Miki Massana o Xisco Hernández con jugadores como Aldalur, Didac, Beñat, Raul Fuster o el propio Chupe. Por parte leganense, prácticamente la totalidad de sus componentes vivirán este duelo por primera vez con el hándicap de que la afición no ha olvidado esos últimos minutos finales donde la tragedia se cernió sobre el municipal de Butarque.

Eliminatoria abierta, donde dos equipos con estilos totalmente distintos en el banquillo y en el césped lucharán por alcanzar las puertas de la finalísima que puede valer por un ascenso a Segunda División. Todo está preparado, las aficiones chocarán por animar a su equipo y cualquier cosa puede pasar en un choque de otra categoría. ¡Vamos Lega!