La redención de Juanan

Juanan en un partido ante el Borussia Mönchengladbach. Foto: www.goal.com

Juanan en un partido ante el Borussia Mönchengladbach. Foto: http://www.goal.com

Tras rescindir su contrato con el Recreativo de Huelva, Juan Antonio González Fernández, Juanan, se compromete para la próxima temporada con el conjunto pepinero, con el objetivo de tapar las bajas en la parcela defensiva blanquiazul.

Sigue leyendo

Anuncios

Toni Dovale, talento gallego aterriza en Butarque

Toni Rodriguez con la camiseta del Sporting Kansas City. Foto: Geoff Burke-USA TODAY Sports

Toni Rodriguez con la camiseta del Sporting Kansas City. Foto: Geoff Burke-USA TODAY Sports

Procedente del Lugo, donde jugó desde enero de este año, llega Antonio Rodríguez Dovale, un hábil y versátil centrocampista zurdo.

Sigue leyendo

Rubén Rivera ante su reválida española

Rubén Rivera en su época como jugador del Montañeros. Foto www.laopinioncoruna.es

Rubén Rivera en su época como jugador del Montañeros. Foto http://www.laopinioncoruna.es

Sobre la bocina se cerró la cesión de Rubén Rivera del Admira Wacker hasta final de temporada. En caso de que el Leganés subiera a Segunda, terminaría su vinculación al club austriaco, firmando dos campañas más con los pepineros.

Rubén Rivera Corral (A Coruña, 1985), toda la vida ligado al fútbol gallego hasta su aventura austriaca, el coruñés pasó toda su carrera de formación en el Montañeros  hasta que a la edad de juvenil, el Deportivo volvía a pescar en el club local y se hacía con sus servicios junto a Iago Iglesias. Jugaría en el Laracha en la temporada 04/05 donde marcó 20 de los 48 tantos que logró su equipo en Tercera División, donde coincidió con otro deportivista como Iván Pérez.

La temporada siguiente ya formaría parte del Fabril (Deportivo “B”) en la misma categoría. Allí junto a Xisco o Senel firmarían la primera plaza del grupo que les llevaría a luchar por subir a Segunda “B”. Primero se eliminó al Lealtad pero en la siguiente eliminatoria el Cobeña cortaría las alas a los fabrilistas. Rivera marcaría 17 goles en 34 partidos jugados, manteniendo los números de su temporada anterior.

Arrancaba la campaña 2006/2007 con el objetivo nuevamente del ascenso. El Fabril vuelve a liderar la tabla del grupo y esta vez ni Anguiano ni Don Benito son rivales para los de Tito Ramallo, que jugarían la siguiente temporada en la División de Bronce. En 31 partidos marca 11 goles e incluso Joaquín Caparrós le da la oportunidad de debutar en Primera y jugar dos partidos de Copa del Rey, donde marca un tanto.

En 2ªB arrancaba con problemas de gol y eso sumado a la llegada en el mercado invernal de Lassad no hicieron que fuera su mejor temporada la última que jugase con el Fabril. De nuevo el equipo acabaría jugando otra promoción de ascenso pero el Ecija truncó el sueño que hubiera supuesto un doble ascenso en dos años consecutivos. En el plano personal, Rubén terminó jugando 30 partidos ligueros en los que anotó dos goles. Esa temporada, instalado en el G1, coincidiría por primera vez con su nuevo equipo, el Leganés, participando en ambos encuentros tanto en Butarque como en Abegondo.

Finalizada su vinculación al Deportivo pone rumbo de nuevo al Montañeros, que se encontraba en Tercera División. Allí firma otra gran temporada marcando 19 goles en 37 partidos, que sirven para que jugase su cuarta fase de ascenso consecutiva, pero nuevamente no lo consiguen al caer ante el Hellín. Sin embargo el descenso administrativo del Ciudad de Santiago hace posible que el club coruñés juegue por primera vez en su historia en Segunda B.

Nos situamos en la campaña 09/10 y el debut del Montañeros no pudo ser mejor, salvando la categoría de la mano de José Ramón sin mayores problemas en una liga llena de “gallitos”. En su vuelta a la categoría marca 11 goles en 37 partidos siendo fundamental en dicha salvación.

La siguiente temporada sería extraña porqué era la primera vez que un técnico no gallego cogería las riendas del equipo. Abraham García aguantó en el cargo hasta que tuvo que volver José Ramón para salvar al equipo de las fauces de la Tercera. Rubén Rivera vuelve a ser el máximo goleador del equipo con nueve dianas en 34 partidos. También vuelve a coincidir con el Leganés, empatando a cero en Elviña y perdiendo por dos a uno en Butarque.

Por tercer año consecutivo el Montañeros volvía a jugar en Segunda División B pero tendría un trágico final. Después de un pésimo arranque de temporada, el conjunto coruñés trató de aferrarse a los goles de Rubén, que quedaría pichichi esa temporada con 19 tantos en 36 partidos, pero no conseguiría el hito de mantener la categoría. Por última vez se enfrentaría al Leganés, empatando en ambas ocasiones. En Elviña Grande acabarían con dos tantos cada equipo y en Butarque un gol suyo en inferioridad numérica sacaba un punto en un partido dramático para ambos equipos.

Acabada su experiencia gallega le tocaba salir al extranjero. El Wolfsberger del ex bético Bjelica, recien ascendido a la Primera División austriaca, lo contrataba para que en su primera temporada marcara 9 goles en 34 partidos sirviendiole el pasado verano para firmar por el también austriaco Admira Wacker, donde la falta de oportunidades solo le hicieron participar en 10 partidos donde no encajó ningún gol.

Con la llegada de Rubén Rivera el Leganés cierra su plantilla en este mercado de invierno tras haber incorporado a Queco Piña y Abel Suarez, dando solo la baja a Jorge Alonso. El delantero coruñés destaca por su envergadura y movilidad en la punta de ataque. Rápido, fuerte y corpulento, puede arrancar desde varios metros por detrás del área rival o caer a banda para iniciar desde ahí sus ataques. Un jugador con una capacidad de asistir a su compañeros enorme por lo que puede jugar como única referencia en punta o junto a otro jugador, complementándose a la perfección con los jugadores que se encontrará en la ciudad madrileña.

Queco Piña, un temporero con ganas de volver a triunfar

Queco Piña defendiendo la meta del Orihuela. Foto www.vavel.com

Queco Piña defendiendo la meta del Orihuela. Foto http://www.vavel.com

Se anunciaba la salida de Jorge Alonso del C.D. Leganés y minutos después se propiciaba la llegada de Sergio “Queco” Piña, que rescindía con el Orihuela su contrato para enrolarse con los pepineros hasta final de temporada.

Hijo de Ramon Piña, férreo defensa que jugó en el Deportivo de La Coruña, no siguió el camino de su padre en el campo y se decantó por los guantes. Comenzó bajo los palos en la Escuela de porteros de La Torre vinculada al club Orillamar donde jugó hasta Regional Preferente. Posteriormente pasó a las categorías inferiores del Dépor donde tras dos temporadas en el juvenil y una tercera cedido en el Meicende, pasa a formar a parte del Fabril con el que consigue el ascenso de 3ª a 2ªB.

Finalizada su época como deportivista decide poner rumbo a Vigo, para jugar en Tercera División en el club celeste. Esa misma temporada, la 2000/2001, consigue de nuevo el ascenso a Segunda “B”, donde la campaña siguiente (la 01/02) haría su debut disputando tres partidos en los que encajaría cinco goles. Sin minutos, decide cambiar Vigo por Ourense, en la temporada siguiente pero no consigue arrebatarle el puesto de titular a Elía y juega cuatro partidos en los cuales solo consiguen batirle una vez.

Ya en la campaña 03/04 vuelve a Tercera División enrolándose en las filas del Lalín, donde si consigue la continuidad que había necesitado en los años anteriores y consigue el título de Zamora de la categoría llamando la atención de Segunda, división en la que militaba el Racing de Ferrol, firmando finalmente por cuatro años, hasta 2008. Esa temporada en el conjunto pontevedrés terminaría con 34 goles encajados en 38 partidos.

Los dos  primeros años como ferrolano no son nada optimistas para el guardameta coruñés, primero Bello Amigo le tapa la titularidad jugando tres partidos y encajando cinco goles, con un debut incluido en el derbi ante el Celta, y la siguiente temporada solo juega dos partidos, el primero de liga y copa, encajando cuatro goles. Posteriormente sus problemas en la clavícula lo dejaron inédito, no pudiendo ayudar a los gallegos a evitar el descenso de categoría.

De nuevo en Segunda “B”, arrancaba la 06/07 siendo uno de los cuatro jugadores que restaban del año anterior. La vida le da un vuelco tras su operación y juega todos los partidos de liga y de playoff de ascenso a Segunda, que se consuma con un espectacular partido del cancerbero gallego ante el Alicante, donde se encontraban sus nuevos compañeros Álvaro García y Asier Garitano.  También pisa por primera vez su nuevo estadio, Butarque,  donde logran un empate a un gol. Establece una cifra récord en su historial: 28 goles encajados en 42 partidos firmando el retorno de categoría.

Devuelto a la División de Plata, sigue siendo indiscutible para Veíga y completa los 42 partidos ligueros en los que encaja 51 goles, que condonan nuevamente al equipo ferrolano al descenso de categoría. Tras acabar su contrato y a pesar del descenso, Queco es de los jugadores más destacados del conjunto y empieza a sonar para diferentes clubes como Murcia, Numancia, Deportivo, Albacete o Sporting pero sería finalmente el Alicante el que el último día de mercado, se hiciese con sus servicios.

Con 29 años comienza la temporada 2008/2009 en su primera aventura fuera de Galicia. A pesar de que Granero contó en un principio con el veterano ex pepinero Unanua, ni él, ni Asier Garitano, técnico “interino”, son los que apuestan por él, sino Nino Lema que tras su marcha, y ahora sí, se vuelve indiscutible para Granero en su retorno. Tras dos partidos, una inoportuna lesión de menisco lo aparta de la titularidad a la que no vuelve hasta la jornada 26, donde solo abandonaría dicho puesto la última cita liguera, con el equipo ya descendido. Juega 17 partidos ligueros en los que le marcan 24 goles.

La pérdida de categoría del equipo alicantino, atosigado en parte por los impagos, le da la libertad al cancerbero coruñés, que al no encontrar equipo se entrena con el Racing de Ferrol. Tras desestimar una oferta “poco fiable” de un equipo de la Primera División rumana, finalmente le aparece la propuesta de fichar por la Real Sociedad en Segunda, dadas las bajas de Riesgo y Claudio Bravo, pero por problemas con la federación no puede inscribirse para las jornadas finales, quedándose inédito esa temporada. En otra faceta del fútbol, Queco Piña, se convierte en vocal de la AFE (Asociación de Futbolístas Españoles).

En la siguiente temporada, la 2010/2011 decide firmar por la Ponferradina donde se encontrará con José Carlos Granero para jugar por quinta campaña en Segunda División. De nuevo la competencia en la portería con Alejandro e Ian Mackay y otra lesión en el menisco, solo le permiten disputar siete partidos, repartidos en cinco de liga y dos de copa, donde encajará diez goles.

Desvinculado al final de temporada del club del Bierzo, a Queco Piña le esperaba otro verano buscando ofertas que finalmente no llegaron. Tuvo que volver a ganarse la vida como “temporero”, esta vez volviendo al Celta “B” con 31 años para suplir la lesión de los porteros de la primera plantilla celeste, quedando él en el filial. No le fue mal, aunque los vigueses descendiesen de categoría. Encajó 22 goles en 14 partidos, incluidos cuatro en Butarque con un hat trick de Rubén Navarro y otro tanto de Biel Medina. En esos partidos le dio tiempo a marcar su único gol como profesional, desde casi 105 metros de distancia.

La temporada pasada de nuevo estuvo el primer trimestre de la competición parado, ya que dejó pasar las ofertas tanto de España como del extranjero porqué no le satisfacían lo suficiente y se mantuvo entrenando con el As Pontes, hasta que firmó por el Orihuela el día de Navidad, gracias en parte a su ex entrenador, Pichi Lucas y Nino Lema, entrenador que tuvo anteriormente en el Alicante. A pesar de encajar 15 goles en 21 partidos el equipo no consigue mantenerse en la categoría y desciende a Tercera División.

Renovado en la ciudad alicantina, comenzó en el banquillo pero ha permanecido jugando los últimos ocho partidos, en los que ha encajado seis goles, hasta que ha recibido la oferta del C.D. Leganés y ha decidido firmar por los pepineros hasta el 30 de junio de 2014.

Queco Piña es un portero que destaca por su altura (1’93 m), por su potente saque tanto con la mano como con el pie y por su seguridad bajo los palos. Es un portero muy solvente que aportará más competencia en la portería leganense, garantía de su profesionalidad. Un portero que quizás no ha tenido la mayor suerte en el mundo del fútbol, donde ha estado muchos periodos sin jugar, pero que siempre ha dejado un gran sabor de boca entre los aficionados cuando se ponía bajo los palos.

Abegondo marca el camino


Decía José María Rico que el número era el 69 y no se equivocaba. Dependían de sí mismos en esta jornada y no fallaron, derrotaron al Fabril gracias a un doblete de Arruabarrena. Jona acortó al final del encuentro pero ya esta tarde: el Leganés es equipo de playoff.

La incertidumbre se palpaba en la Ciudad Deportiva del conjunto blanquiazul, los locales se jugaban la permanencia y los visitantes el luchar por el ascenso, pero había algo más, el partido entre la Universidad de Las Palmas y Montañeros, equipos implicados también en ambos menesteres, no había comenzado todavía por algún problema.

Al Leganés eso le importaba lo más mínimo y no se llevaban ni dos minutos de encuentro cuando Vieytes agarró a Azcárate en un córner, impidiéndole rematar y el colegiado no dudó en señalar la pena máxima. Arruabarrena cogió la responsabilidad y no falló, dando la ventaja a los pepinero.

El gol no relajó a los de José María Rico y Nakor pudo hacer el segundo con un remate que se marchó fuera. Quien no falló fue de nuevo Mikel Arruabarrena, quien tras una jugada por banda izquierda, recibió un centro de Jonay metió la pierna izquierda para llevar el segundo a las redes.

Con la ventaja de dos goles por parte de los madrileños, el encuentro entró en una fase en que las interrupciones eran la tónica del encuentro y el árbitro comenzó a enseñar las primeras tarjetas amarillas, sobre todo por parte pepinera que prácticamente sin hacer un juego demasiado brusco vio como casi toda su retaguardia se quedaba apercibida de expulsión.

La segunda parte fue un calco de la primera, donde de nuevo el conjunto leganense llevó siempre la iniciativa del encuentro a pesar de la ventaja y primero Ferrán Tacón y después Arruabarrena no pudieron acertar a batir la puerta defendida por Diego. En el otro arco, Rubén Falcón comenzaba también a mantener a los suyos en el partido, sobre todo con una gran parada a Juan Carlos.

En la recta final del encuentro una gran jugada de Martín Ortega acabó con un disparo rozando el larguero de Tetteh y acto seguido Jona, con un gran remate de cabeza acortaba distancias, impidiéndose una remontada que apenas hubiera quitado un ápice de celebración a los jugadores y aficionados pepineros, que saltaron al campo para celebrar que tras un año de ausencia, éste si jugarán la fase de ascenso.

Ficha técnica:

R.C. Deportivo de la Coruña “B”: Diego Rivas; Vieytes (Jona, 57), Insua, Rochela, Raúl; Dani, Dinis (Iago Beceiro, 69), Añón (Büchel, 83), Juan Carlos, Stopira y Dioni.

C.D. Leganés: Falcón; Pedro Hernández, Azcárate, Mario, Jonay; Bayón (Povedano, 78), Edu Ramos  (Tetteh, 69), Ferrán Tacón, Nakor (Ortega, 82), Tonino y Arruabarrena.

Árbitro: Sr. Gómez González colegio castellanoleonés, amonestó a los locales Vieytes y Raúl. Por parte visitante a Mario, Azcárate, Bayón, Jonay y Ferrán Tacón.

Goles:

Min 2; 0-1. Arruabarrena de penalti.

Min 22: 0-2. Arruabarrena a pase de Jonay.

Min 42: 1-2. Mario, tras culminar una contra.

Min 89: 1-2. Jona, de cabeza.

Estadio: El Mundo del fútbol, unos 900 espectadores.

De locos


Empezó ganando el equipo visitante. Empató como siempre Mikel Arruabarrena. Jonatán Valle se fue expulsado tontamente. Ferrán dio la vuelta al marcador con un hombre menos. A ocho minutos del final, Jona empataba para los fabrilistas y dejaba en tablas un partido loco.

Sorprendió nuevamente a todos el técnico local Miguel Rivera inventándose un centro del campo de circunstancias ante las bajas de Tetteh y Zazo, colocando al canterano Guille por detrás de Jonatán Valle y Nakor. Por otro lado Pedro Hernández no pudo recuperarse a tiempo y tuvo que ser Diego el que ocupara el lateral derecho.

No dio tiempo ni a sentarse en los asientos, cuando Ferrán Tacón ponía a prueba a un Felipe Ramos titular ayer y el ex guardameta del Castilla mandaba el balón a córner. A partir de ahí el Fabril se creció y dispuso de las mejores ocasiones para adelantarse en el marcador, por medio de las botas de Luis Ángel y Dioni.

Tuvo que ser el propio Dioni quien entrara como un resorte por banda izquierda quien abriera la lata merced a un gran pase hacia su compañero Añón quien remataba sin compasión a las redes dando la ventaja momentánea a los coruñeses.

A partir del gol comenzó a despertarse Butarque. El árbitro comenzaba a acoger todo el protagonismo con acciones poco afortunadas y eso despertó a los chicos de Miguel Rivera que vieron mejorado su juego y dispusieron de varias ocasiones para empatar la contienda. Fruto de ese “calentón”, Martín Ortega luchó un balón en banda derecha, terminó adentrándose en área y su centro fue rematado poderosamente por el Pichichi de la Liga, Mikel Arruabarrena, obteniendo su decimo cuarto gol de la temporada.

Jonatán Valle la tuvo justo antes de irse a la ducha en una jugada de tiralíneas que comenzó Martín Ortega con un cambio de banda para Ferrán, éste centró, Arruabarrena la dejó muerta en el área y el cántabro la mandó por encima de la portería. Un minuto después en una falta no pitada salió el genio que lleva dentro el ex jugador del Racing y fue expulsado tras dirigir unas palabras malsonantes al árbitro del encuentro.

A pesar de ello, los pepineros volvieron a sacar la casta que les caracteriza en los últimos encuentros y que sacan a pesar de todas las adversidades que tienen. Ferrán Tacón presionó con más corazón que cabeza un balón en la línea defensiva coruñesa y le sirvió para robar el balón, plantarse delante de Felipe Ramos y cruzar el esférico ante la salida del guardameta fabrilista dando la ventaja a los madrileños al filo del descanso.

La segunda parte todo cambió, parecía que el partido había pasado a la tranquilidad después de la locura de los primeros 45 minutos. El Leganés decidió replegarse atrás y no conceder ninguno de los espacios que los de Tito Ramallo habían aprovechado en la primera parte, mientras que éstos buscaban ordenadamente el gol del empate aprovechando su superioridad.

Y a pesar de aguantar las embestidas durante casi toda la segunda parte, la mala suerte se volvió a apoderar de los pepineros. Un centro por banda izquierda era rematado por Jona, que había salido sustituyendo a Héctor, estableciendo el empate que no se movería en los minutos que quedaban de encuentro.

Con el reparto de puntos, ambos conjuntos quedaron satisfechos por sumar pero también descontentos ya que el punto conseguido no consigue despegar a los fabrilistas de la zona baja, ni a los pepineros engancharlos a las cotas más altas de la clasificación.

Ficha técnica:

C.D. Leganés: Falcón; Diego (Oscar García, 82), Mario, Bayón, Antelo (Jonay, 85); Guille, Nakor (Felipe, 91), Jonatán Valle, Ferrán Tacón, Martín Ortega y Arruabarrena.

R.C. Deportivo de La Coruña “B”: Felipe Ramos; Seoane, Vieytes, Ínsua, Raúl; Héctor (Jona, 63), Dani, Luis Ángel, Stopira (Iago Beceiro, 77) Añón (Fran, 77) y Dioni.

Árbitro: José Manuel Bernal Moreno, del colegio valenciano. Mostró cartulinas amarillas a los locales Mario, Antelo, Guille y a Jonatán Valle, éste en dos ocasiones siendo expulsado. Por parte visitante fueron amonestados Ínsua y Héctor.

Goles:

0-1: Minuto 25. Añón a pase de Dioni.

1-1: Minuto 39. Arruabarrena tras gran jugada de Martín Ortega.

2-1: Minuto 44. Ferrán Tacón ante la salida de Felipe Ramos.

2-2: Minuto 82. Jona tras rematar un centro por banda izquierda.

Estadio: Butarque, unos 2.000 espectadores.