La hora de los valientes

Carlos Martínez frente a Lekue. Foto: Javi Carrasco

Carlos Martínez frente a Lekue. Foto: Javi Carrasco

Un solitario gol de Velasco en la segunda parte sirvió al Leganés para derrotar al Bilbao Athletic y terminar en segunda posición en la liga regular. En la primera eliminatoria del playoff su rival será el C.D. Guijuelo.

Tarde de fútbol, el Barcelona, el Atlético y el Real Madrid se jugaban la liga, pero la gente decidió acudir en masa al Municipal de Butarque. Las previsiones eran buenas ya que mucha gente retiró su entrada con tiempo pero no se espera el arreón final que prácticamente llenó el feudo pepinero con 7000 almas, llevando en volandas a su equipo.

El miedo a perder condicionó a ambos equipos, pero el Leganés sigue siendo esa roca férrea a la que hacerle una ocasión clara de peligro se paga a un precio muy alto. Los “cachorros” tuvieron dos, pero el poste o la falta de acierto lo condenaron a la derrota. Sobre todo porqué en el otro lado de la balanza estaban los pepineros. Un equipo que fue cocinando a su rival y si no abrió el marcador antes fue porqué el árbitro no decretó una clara pena máxima sobre Álvaro García y en el posterior disparo de falta directa, anulando un gol legal a Carlos Martínez.

Y ahí apareció el de Llerena para iniciarlo todo. Balón al área, los bilbainos no despejan, Postigo peina un balón magistral hacia atrás y Velasco define a la perfección: 1-0 y a guardar. El resultado les valía ya que en Las Llanas el Sestao no tenía pinta de dejar escapar la victoria y a los del Cuco Ziganda solo les valía marcar dos goles para meterse entre los cuatro primeros, cosa que finalmente no ocurrió.

70 puntos en temporada regular y la sensación de haber dejado escapar un liderato que le podría haber dado una doble oportunidad en el caso de que hubiese sido eliminado. “Fútbol ficción”, el Leganés deberá pasar tres rondas si quiere ser equipo de Segunda el año que viene. Lo más inmediato, este próximo domingo ante el Guijuelo, cuarto clasificado del grupo I con 60 puntos en 36 partidos.

Un equipo al que ya se midió el C.D. Leganés el pasado año, perdiendo por dos goles a uno en la ciudad salmantina pero que le endosó un sonrojante cinco a uno en la vuelta en un partido en el que el ahora blanquiazul Abel Suarez tuvo que ser sustituido. Mucho ha cambiado el equipo chacinero con respecto al del pasado año. Valero (que no jugará la ida por expulsión), Tejedor, Jonathan, Moreira o Garbán son algunos de los jugadores que se mantienen en la disciplina verde a la que se ha sumado un viejo conocido ex leganense como Javi Ballesteros. Un equipo que de la mano de su joven técnico Rubén de la Barrera ha dotado de un juego combinativo, que busca mucho la espalda de las defensas rivales, los balones entre líneas y que aprovecha la estrategia para hacer daño al rival.

Seis semanas para que esperemos el Leganés eche el telón a un temporada ilusionante. Ahora es el momento de echar toda la carne en el asador, es la hora de los valientes. Los jugadores blanquiazules están preparados y mentalizados para afrontar uno de los mayores retos de sus vidas.