Una locomotora llamada Unai Bustinza

Bustinza pugnando con Neymar. Foto: Alex Caparros/Getty Images Europe

Bustinza pugnando con Neymar. Foto: Alex Caparros/Getty Images Europe

El Leganés sigue pescando en Lezama a la hora de reforzarse. Esta vez llega el zaguero Unai Bustinza, cedido hasta final de temporada.

El bilbaino rompe toda una vida ligada en la cantera rojiblanca en la que empezó desde benjamín, haciendo esta campaña un paréntesis en la localidad madrileña. En el Athletic fue quemando etapas desde las divisiones inferiores hasta llegar al primer equipo, en un camino que le costó casi 12 años, siendo convocado en todas las categorías por la selección vasca de fútbol para representarlo en los torneos nacionales.

En su época juvenil en el juvenil A, ganaron la liga de la mano del técnico Bingen Arostegi, pero fueron derrotados en la Copa de Campeones por el Real Madrid en semifinales. Sin embargo, se cobrarían la venganza ganando al conjunto blanco la Copa del Rey meses después. Ascendería en la campaña 2010/11 al Basconia, para jugar en Tercera División, siendo relegado al equipo juvenil para disputar de nuevo la Copa de Campeones donde fueron nuevamente apeados por los merengues en la misma fase que el año anterior.

Al año siguiente ya pasaría a formar parte de la plantilla del filial bilbaino donde coincidiría con Serantes, Albizua, Eizmendi y los ex pepineros Eraso y Erik Morán. Siempre del gusto del Cuco Ziganda, se ganó la titularidad muy pronto. Poco a poco se fue haciendo a una categoría en la que empezó muy revolucionado con dos expulsiones en las cinco primeras jornadas. A partir de ahí, mostró un gran rendimiento en los 20 partidos que jugó y en los que se estrenó como goleador marcando en Torrelavega.

La 2012/2013 fue su mejor temporada tanto en lo personal como en lo colectivo, consiguiendo clasificar al filial para el playoff. Disputó 28 partidos ligueros, perdiéndose solo parte del primer tramo de la campaña, a los que sumó cuatro de la fase de ascenso a Segunda, donde anotó cinco goles, su tope personal en su breve trayectoria deportiva.

Frustrado el sueño del ascenso ante el Huracán de Valencia, cumplía su tercera temporada en el filial. Esta vez se quedaron a las puertas del playoff tras perder en Butarque ante su nuevo equipo. Participó en 32 encuentros como la campaña anterior pero disputó más minutos, disminuyendo su acierto de cara a puerta, marcando un solo tanto ante Las Palmas Atlético. Al finalizar esa campaña abandonaba el brazalete de capitán y se ganaba un sitio en la primera plantilla.

Valverde contaba con él para el puesto de lateral derecho donde solo estaba Iraola y el reconvertido De Marcos, sin embargo ambos le ganaron la partida y su presencia quedó plasmada en cuatro partidos: su debut en Primera en Almería y otro en el Vicente Calderón donde estrenaba titularidad pero terminó siendo expulsado. A esos dos sumó otros tantos en Copa, frente al Alcoyano y el Barcelona, este último en la final, que ganaron los culés.

Lateral derecho o central, todo pundonor y casta la de este pequeño defensor vasco de 1’75. Posee un tren inferior prodigioso que suple su carencia de altura en el juego aéreo. Correoso en el marcaje, defensivamente es un portento físico y muy difícil de sobrepasar. Unai Bustinza llega a Butarque con ganas de demostrar que tiene hueco en el Athletic buscando unos minutos que le fueron privados el pasado año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s